Publicado el 06-09-2009 por Juan Huichal.
Etiquetas : , editar

2 Comentarios

El Mito del Origen del Pueblo Mapuche por el poeta Elicura Chihuailaf

Cuentan nuestros Mayores que entonces en la Wenu Mapu (la Tierra de Arriba) coexistían las ener­gías positivas y negativas. Así era, dicen, hasta que el Espíritu Poderoso recordó que no había nada so­bre la Nag Mapu (la Tierra que ahora andamos). En­tonces, dicen, pensó en mandar hasta aquí a uno de sus amados Brotes.

Su gesto dicen, fue percibido por los espíritus negativos que se reunieron para urdir la forma de ser ellos los elegidos. ¿Pero quién?, se preguntaron. Entonces, dicen, empezaron a pelear. Tanto aumen­tó la violencia de la pelea que se abrieron los aires y enredados cayeron, transformándose en cuerpos in­candescentes en la caída.

Se rompió la tierra golpeada y los espíritus ne­gativos rodaron hasta sus profundidades. Allí quedaron encerrados. (Miñche Mapu / Tierra de Abajo se llama su lugar).

Por la fuerza de ese choque se origi­naron también los volcanes, los cerros y cordilleras, están diciendo nuestros Antepasados.

Entre los espíritus negativos se hallaban espíri­tus positivos que por haber estado demasiado cerca de la riña, fueron arrastrados en la caída, dicen.

Ellos, ellas, hicieron rogativa al Espíritu Pode­roso para que les permitiera regresar a la Wenu Mapu. Salieron entonces por los cráteres de los volcanes, pero quedaron nada más colgados en el aire (Wagvlen / Estrellas, así las nombró nuestra Gente). Por eso llora­ron esos espíritus, lloraron por mucho tiempo, dicen. Sus lágrimas formaron los ríos, los lagos y los mares.

Fue entonces que el primer espíritu Mapuche vino arrojado desde el Azul. Soñando miraba éste la superficie inmensa, deshabitada, de la Tierra que ahora andamos.

Su Madre, dicen, se entristeció de su soledad. Así, para que lo acompañara, el Espíritu Poderoso envió a una estrellita hermosa, refulgente.

Volando vino ella y caminó luego sobre las pie­dras hasta que sus pies sangraron. Su sangre se con­virtió en pasto, en flores se convirtió, dicen. El aro­ma, el color, la suavidad, alegraron a la mujer que las alzó deshojando. Pétalos que sostenidos y acari­ciados por la brisa surgida del resollar de su conten­to se transformaron en mariposas, en aves, en ala­dos insectos. Sus tallos se transformaron en plantas, en árboles agradecidos de frutos.

Despertó entonces el hombre con la sonrisa de la mujer. Los miró con su vigoroso resplandor el Pa­dre y veló por ellos la Madre con su tenue luz. Los jóvenes sembraron luego la semilla de su corazón.

Así comenzó la vida, están diciendo nuestras Ancianas / nuestros Ancianos.

Extraido de Elicura Chihuailaf - Arrojados desde el azul
Reportaje publicado en poesia.cl por Sandra Maldonado
Anónimo

que lindo mito me sirvio mucho para mi tare gracias

De nada :) Para eso estamos. Y si alguna vez nesecitas
mas informacion; no dudes en dejarme un comentario por ahi
y veremos como le buscamos solucion al asunto. Saludos.

Publicar un comentario

Este blog no es para consumidores pasivos de informacion. Para nosotros la participacion y el espiritu comunitario es lo mas importante, privilegiamos ante todo la reflexion y el intercambio de ideas, asi que no dudes en compartir con nosotros tu opinion ! Si tienes algun material con el que quisieras colaborar o ciertas informaciones que preferirias comunicarme de manera privada, escribeme a jeanhuichal(@)gmail.com, sin los parentesis. Los Artistas y Artesanos comerciantes (vinculados con la kultura mapuche) pueden promocionar sus trabajos en este sitio totalmente gratis! Gracias por visitarnos!